Friday, 04 March 2016 11:46

Mariana “El amor odia la lentitud”

 

Mariana

“El amor odia la lentitud”

Ovidio

 

Por Jorge Antonio Ortega Gaytán

Cuandoabriólosojos... ¡estaba desnuda!

Tan desnuda que se asustó de estar en aquella cama que no era la suya,abriólosojoslomásquepudoparaobservartodoasualrededor yprincipalmentebuscarsuropa interior, porquenoacostumbrabaadormir así.

 

Gritódecóleraydelaimpotencia,sudesnudezenaquellechoajeno eralapruebade quesehabíaentregadoalplacercarnal,sinsabercómo habíacaídoenlosbrazosdeaquel hombrequeodiabaintensamente ¡ahora, másquenunca!

 

Conlomásprofundodesuser,tratódegritarelnombredelhombre que alguna vezamó,elsonidoseledesdibujóconlamismaintensidad de sus esfuerzos, como sucede en una pesadilla.

 

El viento se llevó aquellossimulacrosdequejidos,másqueel nombre,lascinco vocalesenrelativodesordenyacompañadasdedosconsonantes: ¡Aurelio!...Aureliooo...au...

El viento se llevó aquellos gritos a no sé dónde, en una fuga precipitadarebasandolosactosdesuvida yevadiendolaconfesión.

 

- ¡Cállate!¡Bajalavoz Mariana!¿Estásloca?

Aquellamujerdesorientada,enunesfuerzosupremo,enfocólavista alumbraldelapuertadelaalcobaqueañosatráshabíasidoconfidente delossueños.Eralacasadesus abuelos,lahabitaciónseencontraba intactacomoensusrecuerdosdeniña.

En el reconocimiento visual de la pieza se encontró con su cuerpo deglutido por un viejo espejo enmarcado en oropel, sus ojos le permitieron observar con detenimiento su cuerpo terso, moreno y conlajuventudaflordepiel,conelsexoatrapadoentrelaspiernas cualmurciélagoescondidoporlaluz.

Conmiedo,másquecuriosidad,recorriótodasupielconeltacto,sin perder de vista sus movimientos en la reflexión luminosa que se producíaenelcristalovaladoque,por suposiciónoblicua,lepermitía tener un primer plano de sus senos, que por efecto óptico se agrandabanenhermosaperspectiva.

 

- ¿Dóndeestámiropa?¿Dóndemelaquité?¿Dónde?

Con movimientos bruscos arrancó las sábanas de la cama en buscadesusprendasíntimas.Elolordesucuerpo,mezcladoconel humordeasaberquéhombreleprovocó náusea,yvomitó.

 

Elespejolediosuúltimoreflejo,¡estababellacomonunca!Curvas perfectas; sus senos hermosos, rosados y con delicados pezones tiernos;piernastorneadas,impecables uñas;cabelloenesplendor;todo enellaeraperfectocomoparabesarladelospieshastaelalma.

- ¡Noquierovolveraverteenmivida!-, gritabaMariana parasusinteriores,mientrasbuscabaatientassusostén.

 

¿Quiéndisfrutódemicuerpo?¿Quién?... ¡Dímelo,idiota!,se

recriminaba,comoen unactodeautoflagelación.

PorlamentedeMarianaviajabanmilesdeincógnitas,norecordaba nada,absolutamentenadadeloocurridoaquellanoche.Ledolíael almamásqueelcuerpoviolado.Teníaascodetodo,hastadesu mismapiel,aquelloerapeorqueunaresaca, eraalgomás.

 

Unsaboramargoinundabasupaladar.Arrebatódesupenumbralo poco que encontró y zarpó sin rumbo escudriñando sus recuerdos, evocandoelinstanteplacenteropero cubiertodemiedo,cuandocon lamáspurailusióndecolegialaentregarasupruebadeamoren un antiguo camastrón.

Se fue volando de aquel barrio, sin saber a dónde, sin atender y entenderseñales.Queríaencontrarlamuerte,estabatandolidacon ella misma que buscaba el fin de aquella pesadilla hecha realidad... unatristerealidad,ahoraeraotramujer. Dispuestaatodo,había llegado a las puertas del mismo infierno y, sin darse cuenta, eso, precisamenteeso,eraloquemásledesgarrabaelcorazón.

 

Despuésdeviajarporaquelinfinitodepensamientosconelalmapartida, con el mismo sabor amargo, buscó refugio en su alcoba, luego de bañarseensuspropiaslágrimas hastalasentrañasunsinfíndeveces, sesumergiódesnudaenellaberintodelassábanas...

Lloróhastaencontrarsedecaraconelhipoinsolenteeintransigente. Lloró intensamente en el silencio de la oscuridad de aquel cuarto, hastaquesonóeltimbredel teléfono...yabriólosojos.

“Despuésdeviajarporaquelinfinitodepensamientosconelalmapartida, con el mismo sabor amargo, buscó refugio en su alcoba”.

Read 850 times Last modified on Monday, 07 March 2016 13:36

Opinion.



Ediciones de Local Times. (2)

  •  
    Edicion 197

     
  •  
    Edición 196
     
  •  
    Edicion 195
     
  •  
    Edicion 194

     
  •  
    Edicion 193

     
  •  
    Edicion 192

     
  •  
    Edicion 191

     
  •  
    Edicion 190

     
 

Lo mas leido