Monday, 07 March 2016 13:36

La esperanza en tiempos difíciles

Por Melba Pazos de Gurrola

Autora del libro “Despierta, atrévete y transfórmate”

Coaching existencial y psicoterapeuta

Sin duda estamos viviendo tiempos de incertidumbre política, económica y social, un nuevo gobierno que no tenemos claro hacia dónde va, con un porcentaje alto de desempleo y problemas sociales que afectan a toda la ciudadanía, esto genera desesperanza… ¿hacia dónde vamos, qué podemos esperar, cómo se visualiza nuestro futuro? Son preguntas difíciles de contestar que provocan ansiedad y angustia.

 

Las conversaciones se tornan de preocupación y se van contagiando unos a otros, desde luego que podemos sentirnos preocupados por esa falta de certeza hacia el futuro y las circunstancias, que estamos viviendo, sin embargo, lo veo también como una oportunidad de generar esperanza en ese mismo contagio, más allá de preocuparnos, mi propuesta es ocuparnos.

 

Ocuparnos desde nuestros hogares fomentando valores con la convicción de que esto generará una mejor sociedad, más responsable y comprometida, desde la familia formamos juventudes que creen en ellas mismas y en las posibilidad de activar los cambios, una juventud creativa e innovadora que no se conforma con lo que está viviendo, sino que vive esperanzada, se prepara académica y éticamente.

 

Eso solo se puede lograr a través del ejemplo que como padres y como líderes podemos brindar a nuestros hijos. Te pregunto: ¿qué es lo que tus hijos están viendo de ti, qué legado les estás dejando para abrirse un camino de transformación en la sociedad que les toca vivir? ¿Qué tan consciente eres de lo coherentes que son tus palabras con tus actos hacia tus colaboradores, cómo es tu influencia y el efecto que generas, para que desde ellos surjan los cambios?

 

Es fácil culpar a nuestros gobiernos de lo que nos sucede, no dejan de tener cierta responsabilidad, y ¿cuál es la nuestra?

 

Fijar objetivos que vayan más allá de nuestro propio bienestar, que despierten nuestra voluntad de servir, encontrando en el trabajo de cada uno el sentido de realización y dignidad que conlleva la entrega al otro, mas allá de verlo como una obligación sin entusiasmo, sin propósito, esto es justamente lo que mata la creatividad que se necesita para formar una mejor sociedad.

 

El trabajo de las madres desde el hogar es uno de los más significativos, es ahí donde se educa en valores, junto con padres responsables que se complementan en la formación de los hijos.

El trabajo de los líderes gubernamentales y empresariales, que invitan a servir al otro a buscar el beneficio común, sin tranzar, ni engañar para solo crear riquezas personales.

 

Pareciera una utopía lo referido anteriormente, pero sigo creyendo en el ser humano y su capacidad de elegir el beneficio común más allá del propio, sigo con la esperanza en la juventud a través de la familia y de las instituciones educativas, para formar chicos responsables y comprometidos con ellos mismos y con los demás, sigo creyendo que la base de todo está en vivir los valores de forma coherente, en ejemplo, y contagiarnos de esperanza.

¡SÉ TÚ EL CAMBIO QUE QUIERES VER EN EL MUNDO!

Mahatma Gandhi

 

Read 1044 times

Opinion.



Ediciones de Local Times. (2)

  •  
    Edicion 197

     
  •  
    Edición 196
     
  •  
    Edicion 195
     
  •  
    Edicion 194

     
  •  
    Edicion 193

     
  •  
    Edicion 192

     
  •  
    Edicion 191

     
  •  
    Edicion 190

     
 

Lo mas leido